sábado, 1 de febrero de 2014

01/02/14 - 00:00

Se esconde el sol, aparece la noche, las estrellas...
Las miro y nos recuerdo tumbados en el césped, admirando esa poesía que posee el universo.
Horas oyéndote relatar tus teorías sobre el Cinturón de Orión, sobre las Tres Marías.
Pareciera que no ha acabado aún, que fue ayer que fuimos esos adolescentes traviesos corriendo, huyendo de la lluvia.
Tus penas, tus alegrías, y hasta tus demonios, lo recuerdo todo con puntual exactitud ... los lunares de tu espalda, tus carcajadas, esa voz ronca que prometía cuidarme de todo. Y se olvidó cuidarme de su propio olvido.
Desearía que fuéramos dos los náufragos buscando una isla de esperanza, que no estuvieses encerrado en tu mundo y me recordases algún que otro martes.
Fuiste un breve capitulo, (el favorito de mi historia, debo decir) que leeré cada vez que te necesite.
Quizás, un día, no muy lejano, o tal vez sí... encuentre alguien que me arrebate esos recuerdos que me atormentan, esas cuestiones pendientes que vuelven para enloquecerme.
Y aunque ha pasado tanto tiempo, y aunque ya no te elija como mi pareja, te quiero.


domingo, 15 de diciembre de 2013

Ojalá

Ojala sepas olvidarme
y al recordarme no te duela el alma
ojala no me llores en silencio.
Ojala sientas que encontraste en ella alguien mejor
puedas quererla y respetarla
disfrutar noches y largos amaneceres
sentir pureza al mirarla
amor al observarla.
Ojala te abrace mejor 
y sepa quererte mejor aún.
Ojala no me busques en otros labios
en otros brazos, en otras sabanas.
Ojala no te duela pensar en que en algún tiempo nos quisimos.
Ojala no te encuentres así como yo.



sábado, 30 de noviembre de 2013

La noche se aproxima.

Sólo un alma repleta de miedos y abismos.
Una vacía sombra de lo que alguna vez fui, de los errores que cometí.
Entregaría hasta mi última pestaña por una noche en que los pensamientos me dejaran descansar, donde los fantasmas no me invadieran cuando la luna se asoma.
Miedos, incertidumbre... pero sólo un terrible terror: mi cabeza.
Arma imposible de manejar, de manipular. Impredecible, juega a una ruleta rusa con esas voces que susurran al oído, que no te dejan en paz.
El anhelo constante de lograr vivir espontáneamente, sin miedo ni temor a que la noche se aproxime junto con la angustia, la desesperación, la desolación.
Y ese positivismo nato que por dentro se dice a si mismo 'ten calma, duérmete, mañana sera otro día.' , cuando dentro tuyo sabes que después de ese día, nuevamente la noche se aproxima.


jueves, 5 de septiembre de 2013

Sin la capacidad de poder amar

Sabía de mis abismos, mis miedos, mis fantasmas, mis demonios. Sabía de mis inseguridades más profundas, de mi futuro unánime, sabía de mi inocencia, sabía el miedo al amor que poseía... y a pesar de ello, sin compasión ni piedad, me hirió dejándome así, inservible... inútil, inhábil, sin la capacidad de poder amar, soñar, sonreír a un ser, sin el pánico ni el pensamiento constante de que sólo quiere herirme.

martes, 23 de julio de 2013

Mahatma.

No fue la persona, ni el daño, ni el dolor, ni lo que generó.
No es la mala racha, no es la impotencia, ni la falta de alegría.
Se trata de que mi alma perdió.
Perdió la confianza,
en las almas
en la verdad
en las miradas
en las noches
en la luna
en el amor
en la vida.
Se cansó de sabanas calientes y de abrazos fríos,
de sacar sonrisas y no tener a alguien que, siquiera, sacara sus lagrimas una noche al mes;
de calentar una cama, y que le mantengan congelado el corazón.
Una palabra no sana una herida
una palabra no recobra la confianza
no se vuelve a confiar en una mirada después de una mentira
un abrazo no es el mismo después de una traición
ni un alma la misma, después de tanto dolor.

jueves, 11 de julio de 2013

Por verte sonreír

Innecesario crear poemas, vivir de palabrerías.
No necesito ser un intento de Neruda, ni dibujarte como Dalí lo hubiera hecho.
No quiero idolatrarte, idealizar tu persona, ni contarle al mundo acerca de mis sentimientos...
Pues, aún, nadie sabe que daría hasta mi última pestaña por verte sonreír 

lunes, 3 de junio de 2013

Quiero que todo te salga bien, te quiero ver triunfando en la vida

Sufrí en silencio, grité mis penas, insulté y lo maldecí, le deseé lo peor, que la noche no lo deje en paz. Sin embargo, yo conseguí eso, noches de rencor y odio, que escondían un corazón roto.
Con mi alma hecha pedazos soporté madrugadas infernales, crudos inviernos y solitarios veranos, busqué salidas, no las encontré entre el humo, tampoco empapada en lágrimas.
Hoy descubro que un día me dije a mi misma que tu felicidad era la mia, te veía sonreir y mi mundo enbellecía. ¿Por qué iba a dejar de hacerlo ahora? ¿Por que no soy yo la causa de tu sonrisa?
Dejé mi egoismo en la maleta equivocada, cuando hice la mudanza creo haberla perdido... algunas veces, ganamos perdiendo.
El domingo pasado te ví con ella, y no te reconocí. Tan cambiado, tan distinto a mi compañero de aquel verano. Mi alma sufre una mezcla de sensaciones, de emociones... ojalá la vida te de ese amor eterno que no pudimos tener, te quiero como el primer día, tu felicidad es la mia, para siempre.